miércoles, octubre 08, 2008

No es amor, un amor que cambia siempre por momentos.

Siempre he sido fanática de las novelas y películas de época  mi autora favorita es si duda alguna Jane Austen, he perdido la cuenta de todas las veces que he re-leído sus novelas.

Sin embargo en la adaptación cinematográfica de Sensatez y Sentimientos o Sentido y Sensibilidad, es recitado en dos escenas un soneto de William Shakespeare, en una de estas la forma en como lo recita Marianne es lo suficientemente triste, llegadora y conmovedora para que este soneto se haya convertido en uno de mis favoritos.

Este soneto resume de una forma inimaginable la historia entre Marianne y Willoughby...

Marianne recita este fragmento del soneto:


"No es amor, un amor que cambia siempre por momentos,
que a distanciarse en la distancia tiende.
Oh! no, es un faro imperturbable
que contempla las tempestades y nunca se estremece..."


Cada vez que leo/veo de nuevo el libro/película, siempre lo termino con la misma interrogante y sensación  ¿Que es lo que debe de triunfar al final de todo?, ¿La Sensatez o los Sentimientos?.... al final de todo, solo espero algún día saberlo.




SONETO 116

Let me not to the marriage of true minds
Admit impediments: love is not love
Which alters when it alteration finds,
Or bends with the remover to remove.
Oh no! it is an ever-fixèd mark
That looks on tempests and is never shaken;
It is the star to every wandering bark,
Whose worth's unknown although his height be taken.
Love's not Time's fool, though rosy lips and cheeks
Within his bending sickle's compass come;
Love alters not with his brief hours and weeks,
But bears it out even to the edge of doom.
If this be error and upon me proved,
I never writ, nor no man ever loved.


Traducción:
Déjame que el enlace de dos almas fieles
No admita impedimentos.
No es amor el amor
Que cambia cuando un cambio encuentra,
O que se adapta con el distanciamiento a distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro eternamente fijo
que desafía a las tempestades sin nunca estremecerse;
es la estrella para todo barco sin rumbo,
cuya valía se desconoce, aun tomando su altura.
No es amor bufón del Tiempo, aunque los rosados labios
Y mejillas corva guadaña sigan:
El amor no varía con sus breves horas y semanas,
Sino que se afianza incluso hasta en el borde del abismo.
Si esto es erróneo y se me puede probar,
Yo nunca nada escribí, ni nadie nunca amó.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Obviamente la sensatez. Austen no era una liberadora feminista, por tanto ella hacía que sus personajes siguieran las convicciones sociales de la época que es anteponer el bienestar económico y las apariencias por encima de todo. Por eso Marianne termina casándose con el coronel Brandon y dejando a un lado sus sentimientos pasionales...

Laura dijo...

No deja a un lado sus sentimientos pasionales... El unico que se casa por el dinero es Willoughby.
Marianne acaba enamorada del coronel Brandon, en el libro pone que Marianne no sabe querer a medias y acaba tan enamorada de Brandon como lo estaba de Willoughby.

Anónimo dijo...

pienso que marianne se enamora del coronel, mas no con la pasion loca que sintio por willoughby, la desilusion y desengaño de su primer amor frustrado hace que se de cuenta que el amor es mas que pasion, y con el coronel encontro todo eso, porque la pasion, la pone él con ese amor firme y sin dudas sobre ella.

cholis dijo...

Hola Janeth, tenemos el mismo segundo nombre, solo que el mío es con doble e final con acento ^^

Pues dejÁme decirte:

Para no meter la pata busqué sensatez en el diccionario RAE y dice "calidad de sensato" y define sensato como "Prudente, cuerdo, de buen juicio". Ubicándolo en el contexto de la película, los que allí son prudentes son los que se aseguran el bienestar material, así que valdría decir que la mejor elección son los sentimientos. SIN EMBARGO, los personajes se balancean entre una cosa y otra: Marianne es puro sentimiento, que no está mal, y su hermana pura sensatez. Su hermana en mi opinión tuvo suerte, o un final de "película", xq un tipo que no se arriesga x vos no vale la pena. Marianne sufrió pero en todo momento supo amar (todo esto sin darle profundo análisis del contexto de época, etc.).


Y EN LA VIDA REAL yo elijo los SENTIMIENTOS
Yo fui una Marianne, amé pero no me amaron lo suficiente, y por eso me pegó esa frase que ella dice. La busqué en google y así encontré este post =)

GRACIAS!!!

Ana dijo...

El verdadero amor es aquel que decide amar y no ser víctima del enamoramiento. Este último cuando se acaba rara vez deja de poso el verdadero Amor. Es la voluntad la que siembra el árbol verdadero del Amor.

 

Janeth Vidales ♥ Copyright © 2013 Design by Janeth Vidales